Disciplina Desde El Amor…


IMG_0705Hace algunos días escuchaba los resultados de una interesante investigación en la cual hacia referencia sobre la importancia de la “Responsabilidad Personal” como una característica clave es indispensable para el éxito profesional y personal.

Este resultado no me sorprendió, simplemente me sirvió para atraer nuevamente mi atención y ampliar mi observación sobre este aspecto. Observando a mi alrededor me doy cuenta de algunos aspectos que pudieran estar ocasionando que en lugar de incrementarse esta característica sea cada vez más escasa y difícil de identificar y desarrollar.

Y me parece a mi que la historia empieza desde que somos muy pequeños y empezamos a tener contacto con la disciplina en nuestras vidas. El entrenamiento para que nos disciplinemos muy frecuentemente es implementado con mucho miedo, se nos enseña más a temer que a entender. La motivación para actuar viene más de una consecuencia negativa que de un espacio de reforzamiento positivo.

Desde que somos pequeños la responsabilidad empieza a convertirse en una carga pesada que pareciera que solo los más fuertes y sacrificados pueden cargar y desde ahí empezamos a trabajar más en buenos argumentos para justificarnos, que dedicar el tiempo y esfuerzo para asumir lo que nos corresponde.

Observando cada cierto tiempo identifico personas expertas en transmitir disciplina y fomentar la responsabilidad personal de una manera extraordinaria. Estas personas ayudan a otros a modelar su comportamiento, elevar su nivel de conciencia de si mismo y tomar acción positiva colocando el amor como guía para ser firmes, para hacer correcciones nutrientes y muy especialmente para que florezca en el interior de la propia persona el deseo de hacerse cargo de si mismo y de colaborar con su entorno.

La Disciplina desde el amor, nos permite dar una guía más sana y enriquecedora para nosotros mismos y para quien la recibe. Ejercitarnos en esta forma más humana, sensible y efectiva de incrementar nuestra responsabilidad personal y la de quienes nos rodea, requiere iniciar por nosotros mismos.

Ocuparnos de mejorarnos cada día con amor, refiriéndonos a nosotros con consideración y respeto. Ser firmes al momento de asumir compromisos y hacer promesas. Animándonos a cumplir y a explorar nuevas formas de responder. Cuando empezamos por nosotros la posibilidad de guiar de esta forma a otros saldrá de forma natural.

La disciplina desde el amor se enfoca más en lo que quiere aportar y hacia donde quiere llegar en forma positiva. Deja de lado todo lo que no queremos que sea o el lugar hacia donde no queremos dirigirnos. Es decir, deja de lado todo lo que nos genera miedo y nos debilita.

Disciplinar con amor nos permite contribuir a la formación y a la transformación de seres humanos más equilibrados, positivos y capaces de asumir su responsabilidad personal. Colocando en su justa dimensión la dignidad y capacidad de cada ser para que pueda brillar con su propia luz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.