La vida en sí misma es un juego. En el juego de la vida unas veces ganas y otras pierdes. Quien se niega a cambiar y aprender, pierde dos veces. Porque se quedan sin el resultado y sin el aprendizaje.

Nuestro sistema socio cultural coloca el poder en el centro de nuestras vidas y relaciones. Creer que tener poder implica ser el ganador y que los demás sean débiles y perdedores; es una de las creencias que nos convierte desde muy pequeños en jugadores activos de los juegos de poder en nuestras relaciones.

Los juegos de poder en las relaciones (Juegos psicológicos) se van incorporando en nuestra forma de interactuar y es probable que en lo cotidiano pase desapercibido o sea socialmente aceptado, al menos para una de las partes. Son los momentos de crisis los que muchas veces nos muestran la dinámica poco sana y desgastante.

Juegos psicológicos como una forma disfuncional de comunicación utilizada para cubrir necesidades de atención, reconocimiento y afecto hacia la propia persona, aunque siempre de forma negativa. Hablamos de juegos en modo de no diversión, es decir, en estos siempre se pierde, lo que conlleva tras de sí un costo emocional enorme, tanto para quien los inicia como para quien se une o participa en ellos.

Eric Berne,
Médico psiquiatra y fundador de la teoría del Análisis Transaccional (A.T.) 
1910- 1970

Los primeros juegos de poder los conocemos en nuestra familia de origen y los aprendemos de nuestras figuras de autoridad. Esta es una de las razones por la que muchas veces nos cuesta desactivar el juego. Y descubrir otras maneras de relacionarnos.

Inevitablemente participaremos en muchos juegos de poder. A lo largo de nuestra vida interpretaremos a la víctima, el villano y el héroe en múltiples circunstancias.

Nos haremos interpretes expertos en algunos de los papeles. Hasta el punto de convertirlos en parte de nuestra identidad, y lo expresaremos con la frase clásica “yo soy así”. Esto lleva a que muchas personas estén convencidas que relacionarse es un juego de poder, que siempre deben ganar.

Las ganancias que recibimos por mantenernos activos en los juegos de poder, están relacionadas con la satisfacción de necesidades de gran importancia para nosotros, que no fueron satisfechas en el momento que se originaron o atienden a programaciones familiares / culturales.

Cuando tomamos distancia del juego y podemos observar la dinámica, es importante preguntarnos:

  • ¿Qué gano cuando siempre tengo la razón?
  • ¿Qué gano cuando los demás dependen de mí?
  • ¿Qué gano cuando me sobrecargo con el trabajo o las responsabilidades de los demás?
  • ¿Qué gano cuando creo que lo sé todo?
  • ¿Qué gano cuando termino aceptando menos de lo que merezco?
  • ¿Qué gano cuando otros deciden por mí?
  • ¿Qué gano cuando me tienen pena?

Es importante comprender que el juego de poder no se activa solo, se necesitan dos o más jugadores. Ante la presencia y disposición de los jugadores se activa el juego y el “ganador” es el que logra satisfacer su necesidad en ese momento y que los perdedores se sientan como tales.

La culpa, las promesas, la jerarquía, el equilibrio, la pertenencia, el amor adulto y el compromiso son 7 de los activadores de los juegos de poder que se juegan con mayor frecuencia, en casi todos los tipos de relaciones ( familiares, laborales, parejas, amigos).

“Nadie puede convencer a otro que cambie. Cada uno de nosotros custodia una puerta del cambio que sólo puede abrirse desde adentro”.

Virginia Satir
Psicoterapeuta. Autora estadounidense
1916-1988

La posibilidad de relacionarnos sanamente es una opción que podemos elegir y qué sin lugar a dudas requerirá cambios significativos de fondo y forma en nosotros mismos. Empecemos pues identificando los juegos que jugamos y decidiendo desactivarlos.

La construcción de una relación sana amerita que no se pierda la esencia de ninguna de las partes.

Altagracia Váldez Cordero
Terapeuta Psicocorporal. Directora Espacio Equilibrio
@altagraciavaldezcordero

El verdadero poder personal surgirá y nos daremos cuenta que cada uno de nosotros tiene todo el poder que necesita para cambiar creencias, aprender y desarrollar habilidades, descubrir formas diferentes de expresar y satisfacer sus propias necesidades y lograr todo cuanto deseamos.

Recuerda que todos podemos relacionarnos sanamente. Abandona los juegos de poder en tus relaciones y disfruta la compañía de quienes te rodean.
Conoce más sobre los "juegos de poder en las relaciones" participa en nuestro próximo taller.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: